domingo, 7 de julio de 2019

Días para soñar

Perú va a jugar la final de la Copa América 2019. 



Los días previos a la semifinal contra Uruguay en 2011 fueron de los más intensos que me han tocado vivir, en lo que respecta a fútbol al menos. A mi generación, o a los que estaban cerca a mi edad en esas épocas (jóvenes no tan adultos), no nos tocó vivir nada bueno de la selección peruana. Lo más celebrado fue un empate de local con Argentina (en 2008) con gol de Vargas (que metió Fano) en tiempo de descuento, después de haber hecho un partido regular a una selección que arrastraba como 5 empates consecutivos. Ese empate (y quiero recalcar que fue un EMPATE), fue el punto más alto de una eliminatoria espantosa, donde Perú perdió cuanto record de local todavía conservaba (Chile y Ecuador ganaron por primera vez en la historia, en Lima), parecía que nos goleaban cada 2 partidos y terminamos últimos en la clasificación. Un proceso nefasto, particularmente marcado por escándalos y jugadores expulsados, que no hacían dislumbrar absolutamente nada positivo en caras a los años que seguían. Ganarle a Colombia fue una sorpresa tan gritada, tal celebrada... y tan salida de la nada. Fue la primera vez, tal vez, que una generación de peruanos podía entender que en el fútbol a veces las estrellas te miran favorablemente. Invitaba a soñar con todo lo demás. Con enfrentar a Uruguay que solo un año antes había hecho una gran Copa del Mundo. Con GANARLE a ese rival, con llegar a una final. Con poder levantar una copa. Ver a esos jugadores, con tus colores, con esa bendita banda, levantar una copa. Eran tantos pasos, tantas cosas tenían que darse y tanto se veía cuesta arriba. Pero te invitaba a soñar. En esos pocos días entre cuartos y la semifinal, soñé, y soñé mucho, tal vez porque era la primera vez que vivía algo así, tal vez porque era más joven, no sé. Por eso dolió tanto, después, cuando perdimos.

Lo que se ha vivido estos días se siente muy distinto a lo del 2011. Eso de hace 8 años fue como un regalo inesperado en un día de lluvia. Que llegó para alegrarnos momentaneamente. La navidad, para nosotros, fue ir al mundial. Nuestro deseo máximo por décadas que terminó, bueno, de una forma un poco agridulce, pero sin reproche. Tal vez gracias a eso el haber logrado lo impensado, y ahora estar por jugar nuestra primera final en tantos años, es casi imposible de medir. Ya he vivido demasiadas amarguras gracias al fútbol como para decir algunas cosas en voz alta (prefiero ir con calma) pero, quiero atreverme a soñar. Quiero ser, otra vez, incauto como en el 2011, porque reconozco lo complicado que se presenta el escenario. Que mejor ni mirar las estadísticas, ni pensar en el rival. No quiero pensar en eso, quiero soñar con gente tocando claxons y cantando en la calle. En abrazos, y en goles. Quiero soñar, pero no sé si ya me hice muy viejo, hay cosas que me quieren jalar hacia la ansiedad y la angustia. Que el árbitro, que el VAR, que la localía... No sé. Estos días son para soñar pero, también, son para entrar en razón. A esta final no llegamos de suerte, fue con un baile de aquellos. Tampoco pasamos de 4tos sin luchar: estos chicos no se fallaron ni un penal. Tal vez después de tantos golpes, tantos años, me acostumbré a las cosas difíciles. Yo no sé si lo de mañana sea una fiesta o no, ojalá que sí. Solo sé que estos chicos me están acostumbrando a sonreir. De vez en cuando, como la vida misma. No todo van a ser triunfos pues, pero me están haciendo soñar, una vez más, y eso es lo que importa: pase lo que pase, sea lo que sea que tengamos al frente, seguir luchando, seguir SOÑANDO. Todo comienza ahí.

Que mañana sea un día como mucho sol. Sueño con eso. Pase lo que pase.

martes, 2 de julio de 2019

La trampa canarinha (Brasil 2 - 0 Argentina)

Argentina jugó su mejor partido de la Copa; dominó, atacó, dio 3 veces en el palo, pero no le alcanzó para derrotar a un Brasil tan calculador como efectivo.


Este Brasil tiene una forma muy curiosa de jugar. La máxima tradicional del fútbol se cumple a cabalidad: extendido o abierto para atacar, y cerrado o corto para defender. El juego de expander y contraer lo hacen casi a la perfección, pero siempre verticalmente. Los defensas nunca están tan lejos de los medio campistas que no pueden darse un pase corto. Esto ayuda mucho a la presión en caso de pérdida de balón, y a conseguir superioridad numérica en casi todos los intentos de ataque. Lo que hace Brasil en el primer gol es un ejemplo fantástico de esto, ya que es el resultado de una jugada individual que Otamendi logra cortar, pero Dani Alves recupera el balón muy rápido. Cuando Gabriel Jesús conecta con el centro y anota el 1-0, habían 5 jugadores brasileños en el área argentina, y 2 más afuera. Superioridad.

Por otro lado, el desenvolvimiento defensivo se parece al de Corinthians (campeón de la Libertadores de 2012) del mismo Tite: no se trata de cerrarse, sino de dejar espacios para que el equipo rival se abra. Esto, en consecuencia, va a terminar en ataques rivales, claro. Tite elige ir por el medio para progresar en el campo, así que deja las bandas a los rivales con la intención completa de que se abran, y puedan salir las contras. El 2do gol, de nuevo, es ejemplo de esto, aunque la jugada esté un poco sucia por el penal no cobrado.

Ahora, me dirán: NOO, PERO SI ARGENTINA FUE SUPERIOR! Bueeeeno... Osea, en el papel es cierto, pero fue superior en la medida que Brasil le dejó ser superior. La apuesta de Tite está en su defensa, capaz de resistir casi todo. Él acepta (y gustoso) que lo ataquen, porque su equipo (incluído el arquero) puede resolver situaciones extremas con bastante pulcritud. No por nada a Brasil le meten un gol cada 4 partidos, y hasta ahora nadie le anota en la Copa. Alguna vez el cálculo tiene que fallar, obviamente, y la apuesta es peligrosa. Pero en ese detalle recae la trampa. El engaño mayúsculo es hacer sentir al rival cómodo con lo que hace para poco a poco ir exponiendo sus debilidades, hasta encontrar el gol. Ayer Argentina se sintió capaz de atacar a Brasil, y esto los dejó listos para caer. El jogo bonito ya no existe hace tiempo. Ahora es el jogo engañoso.

Las probabilidades de una esperanza

Argentina no gana un mano a mano contra un rival de peso desde el mundial de 1990, hace 29 años, cuando eliminó precisamente a Brasil, su rival de hoy en la primera semifinal de la Copa América 2019, por 1-0 con gol de Caniggia. 

Resultado de imagen para brasil argentina 1990

Yo realmente creo que la única pregunta en el aire es de qué forma va a perder Argentina,  especialmente cuando nunca le han ganado a Brasil de local. Entiendo que esto es fútbol, y entiendo que puede pasar CUALQUIER COSA. Pero también es cierto que las estadísticas suelen cumplirse. Brasil llega con la necesidad de ganar, así sea solo por ser el local, y definitivamente tienen presión encima. Pero creo que la presión en Argentina puede ser más dañina, así sea menor, sobretodo si tenemos a un equipo con poco recorrido. Otro dato curioso, éste es el mismo estadio (Mineirao) en el que Alemania goleó a la canarinha en la semifinal del 2014. 

Y no es que Brasil tenga tremendos argumentos para llegar lejos, no por lo mostrado en la Copa América al menos. Paraguay expuso una ineficacia pocas veces vista. Y lo mismo podría decirse de Argentina, que sufrió para ganarle a Qatar (!!) y a Venezuela le gana por 2 errores, y un poco de ventaja individual. La vinotinto los encerró casi todo el 2do tiempo, algo impensado para la j
erarquía de jugadores que debería manejar el seleccionado argentino.

Pero bueno, un clásico tremendo el de hoy, y sea cual sea el resultado, dará qué hablar. 

domingo, 30 de junio de 2019

sábado, 29 de junio de 2019

A semifinales, otra vez!!


Grandes!!!! Qué se puede decir si por tercera vez en 8 años me hacen soñar con una final de la Copa América! Me hicieron disfrutar de un mundial!!! Son grandeeess!!!

martes, 24 de julio de 2018

Rusia 2018: Francia es Campeón del Mundo

Croacia compitió, pero no le alcanzó. Francia consiguió su segunda estrella en Rusia. 



Allez les bleus! Francia es campeón en Rusia! Y con la que es una de las demostraciones más competentes en la historia del torneo (da la impresión de que ni sufrieron), ciertamente la menos discutible desde Brasil el 2002. Un gran equipo en todo aspecto. Celebra Francia!!

lunes, 2 de julio de 2018

Rusia 2018: Adiós, Tiquitaca (España 1 (3) - 1 (4) Rusia)

Un final dramático para una España que nunca pudo profundizar su ataque. Los anfitriones buscaron alargar el partido y lo lograron; eliminaron a los campeones del 2010 en los penales. 


Día 17 - Octavos de Final

El Tiquitaca era (es?) un término que se refiere al fútbol de posesión y toque, con poca profundidad, que se hizo más visible durante los 80s como una evolución del fútbol total holandés. Inicialmente era un término despectivo, utilizado por aquellos que no estaban de acuerdo con él porque hacía al ataque muy previsible. No fue sino hasta años después, con los triunfos de la selección Española y el Barcelona de Guardiola, que el término sería utilizado de una manera más neutral. Pero todo eso gracias a los éxitos obtenidos por una generación excepcional, con Xavi, Iniesta (y la ayuda de Messi en su equipo), etc. Lamentablemente eclipsaron el hecho de que el fútbol con excesiva posesión tiene sus aspectos negativos, y puede ser fácilmente contrarrestado por esquemas ultra defensivos y contragolpeadores. Estamos en una era post tiquitaca, y este mundial no hace sino demostrarlo: están obteniendo más éxito los equipos que se defienden. España es la víctima más reciente.

Y es que resulta increíble que con tanta posesión (75%) no se logre UN gol. El 1-0, después de todo, fue un autogol. La furia se pasó la gran mayoría del tiempo dando pases laterales o hacia atrás, casi sin profundidad. Claro, esto en parte gracias al planteamiento de los rusos, pero la gran, gran, gran diferencia en planteles habla de una falta de ideas, por parte de los jugadores y del técnico. No supieron cómo romper el problema que tenían delante. Todo esto incluso con la ventaja que ellos tuvieron por media hora, con el partido obligando a Rusia a atacar, que lo hicieron a pesar de todas sus limitaciones. El penal es un intento de viveza increíble de Piqué, y es lo que  al final termina llevando al equipo a penales.

Akinfeev, es un HEROE NACIONAL. La atajada final es casi media chalaca. Mientras que De Gea no pudo anticipar ni un tiro, y de 12 intentos a su arco (entre tiros y penales) solo atajó UNA pelota. Akinfeev hoy atajó todo lo que le llegó, y fue la diferencia entre los 2.

Por otro lado:

  • Croacia 1(3) - 1(2) Dinamarca: Primera vez que 2 partidos se resuelven por penales en la historia de los Mundiales. Un partido que comenzó muy movido (con 2 goles en menos de 5 minutos), pero se volvió un festival de bostezos, al menos hasta el final del tiempo reglamentario. En los 30 del complemento, Croacia se dispuso a atacar y estuvo muy cerca de de anotar, tanto así que Modric falló un penal. Pero no, la suerte estaba echada y llegaríamos a penales también, donde los arqueros fueron las figuras. Croacia estuvo a punto de ganar 4 veces, pero solo pudo aprovechar la última. Schmeichel fue tremenda figura. 
El siguient escalón por acá: Rusia vs Croacia! Será que los anfitriones llegan a semis?