sábado, 26 de junio de 2010

Sudáfrica 2010: Por dos errores…

image

Ahhh… Así es como se malogran buenos proyecto, por errores. Un Chile-Portugal hubiese sido de verdadero INFARTO, con los de Bielsa plantando la cara a cualquiera y saliendo a MATAR. Pero no, EL día que no podía pasar, cometen EL blooper del mundial, se llenan de tarjetas, y ese árbitro basura se inventa un penal. Para llorar. Ahora es rival es Brasil, y creo que el comercial del jogo bonito lo recordamos todos.

La prensa española, en muchos sentidos, es un ente podrido. Esos jugadores, que se muestran humildes y tranquilos por lo que hacen, se ven opacados por la soberbia de un montón de idiotas (acá un ejemplo) y eso es inmerecido pues. La selección se gana un odio no por ellos, sino por agentes externos. Pero bueno.

La “roja” europea jamás supo cómo darle vuelta al partido. Tuvieron unos 20 minutos de relativa claridad, después del primer blooper/gol, pero durante la 1ra media hora, no le salía ni una. Intentaban hacer su juego, pero apenas Chile les quitaba la pelota, no sabían qué hacer. Ambos salieron algo nerviosos al inicio, por eso vimos riesgo en ambos arcos, pero una vez los sudamericanos se sintieron cómodos, España desapareció. Su juego “bonito” que solo consiste en rotar y rotar y rotar y rotar y rotar la pelota hasta que alguien en el otro lado cometa un error por desesperado, jamás apareció en ese lapso de tiempo. Chile le robó el balón y no se la quiso dar. Llegó por donde se propuso, y Casillas parecía recordar sus peores noches con el Madrid.

Pero como el fútbol es fútbol y al final del día son seres humanos los que están en esa cancha y no robots, el gol llegó de una manera muuy, muuy, zonza. Blooper total. Un Chile que tanto me gustó desde el inicio de la eliminatorias, un equipo que no necesariamente podía llamarse grande, que había hecho las cosas tan bien y estaba logrando resultados, un verdadero EJEMPLO para el fútbol mundial, estaba viendo destrozados sus sueños por un maldito error. Esa imagen de la pelota llegando al arco lentamente sin que el defensa pueda hacer algo para impedirlo no se me va a borrar jamás de la memoria. Y ni me imagino cómo se pueden sentir los chilenos.

El gol descompuso a la “roja” sudamericana. Las marcas se transformaron en faltas, la ansiedad y desesperación se apoderó de los jugadores. Hubo una inseguridad sobre lo que debían de hacer. El ser un equipo “chico” les pasó factura hoy porque, en otras palabras, les faltó el oficio de grande. El saber que de esas se puede salir y la confianza en el esquema. Chile acorraló a España, estaba haciendo las cosas bien, era el momento crítico de creer en su esfuerzo y su trabajo. Pero no lo hicieron, y en un conjunto de desaciertos y desesperación, la falta de marca y pasividad, llegó el 2do gol.

Con la anotación de Iniesta también llegó la cagada de roja que se inventó el árbitro. Le perdonó la vida antes, y ahora se inventó algo. Se venía la noche en un torneo que, por todos los demás aspectos, debería llamarse “Copa América”.

Pero bueno, Bielsa es un maestro, genio indiscutible. Los éxitos se logran tras tomar la decisión de hacerlo, y con eso en mente salieron los chilenos a la cancha. El remezón fue fuerte y, creo yo, de haber tenido los sudamericanos 11 en cancha, Suiza estaría tramando alguna manera de ganarle a Brasil. El gol llegó como debía de ser, rápido. Y casi al mismo tiempo, tras ver todo en riesgo, Del Bosque sacó a Torres y metió a Fabregas, lo que les devolvió el equilibro y la posesión en mitad de cancha.

La prensa española jura que su equipo es ultra ofensivo y siempre va para adelante, pero hoy dio muestras de ser tan amarrete y “resultadista” como cualquier otro. Con el ingreso de Cesc, a falta de más de media hora de juego, España mató el partido. Parecía canción de Xuxa, “un pasito pa’ de frente, 2 pasitos para atrás”. Rotar, y rotar, y rotar, y rotar, y volver a rotar la pelota por todos lados, menos hacia adelante (para no perderla), frente a un equipo Chile cansado por el esfuerzo enorme que hicieron al inicio del 2do tiempo, con 10 jugadores, y preocupado por que no les metan el 3ro. España se sentía en su lenta y ratonera salsa, y así terminó matando todo.

Es injusto. De haberse mantenido las cosas “normales”, sin el blooper ni la tarjeta roja, creo que el partido hubiese terminado favorable a los Chilenos. Ésta victoria Española es un engaño, una ilusión. Jugando de la misma manera, chocar con Portugal les va a ser muy duro. Su estilo de juego ya es conocido, y ya se han mostrado fórmulas para derrotarlos. Muchos los juran campeones pero, en serio, así, no llegan a nada. Moralmente ésta es una victoria Chilena, aunque el marcador diga lo contrario.

Pero bueno, sea como sea, ambos se van por rutas complicadísimas. El “peor mundial de la historia” se pone de película.

1 comentario:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

La ansiedad siempre pesa a los equipos que no están acostumbrados a las alturas...y hablo de Chile y de España en este caso. Pero, a diferencia de los europeos, Chile tiene un estratega de lujo y jugadores que darán todo en la cancha para vencer a Brasil.

Saludos afectuosos, de corazón.